Nuestros TIPS para cuidar el rosal

Nuestros TIPS para cuidar el rosal

La rosa o “La reina del jardín” es una flor muy hermosa, tiene una amplia variedad de colores y se adapta sin mayores inconvenientes a vivir en tierra como en macetas y en verano el rosal puede darnos una cantidad increíble de flores, pero necesitamos ofrecerle cuidados simples para que pueda darnos flores grandes.

 A continuación, te contamos como mantenemos los rosales en verano:

  1. Cuidar de la aparición de plagas y enfermedades
  2. Exposición
  3. Riego
  4. Fertilizante
  5. Chupones, que son y cuando no y si sirven para un rosal

1. Cuidar de la aparición de plagas y enfermedades

Corta las rosas que estén marchitas para que la energía de la planta se conecte con la floración de las nuevas rosas y no sea un lugar de para la formación de plagas.

El pulgón es el insecto más común en los rosales, hay una amplia variedad de métodos para erradicarlo, pero te recomendamos que te contactes con un profesional para que pueda asesorarte y ayudarte.

Cuando el rosal es pequeño te recomendamos limpiar sus hojas manualmente y de a una, vas a prevenir que la plaga llamada Marsonia o punto negro (Diplocarpon Rosae) aparezca, la manera de hacerlo es simple, toma nota.

En 4 litros de agua agregas:

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • ¼ de cucharadita de detergente por 4 litros de agua.
  • Rociar las hojas y luego con un algodón o pañuelo de papel secas las hojas, no las dejes mojadas porque dejas abierta la posibilidad de que se formen más plagas.

Otro hongo es el Oidio, lo vas a notar porque deja un polvo lechoso sobre las hojas.

Si tienes dudas siempre comunícate con expertos en el tema.

Nuestros TIPS para cuidar el rosal.

2. Exposición

Los rosales son plantas que necesitan estar en contacto con el sol, entre 4 y 6 horas al día es suficiente para ellas.

Paisajismo | Jardinería | Parquización | PAIZEN

3. Riego

El rosal se riega siempre por la mañana o al atardecer.

La cantidad de veces que necesita riego un rosal depende de los factores ambientales, en climas con calor muy alto es preciso regar una vez al día, en climas más moderados podes regar cada 2 o 3 días. Toca la tierra, si está húmeda no es necesario que riegues, en cambio al sentirla seca, simplemente riégala.

Un rosal joven no tiene raíces profundas y tienes que regarlo con continuidad, esta es la causa más común de que mueran en el primer año de vida.

Como tienes que regar las rosas

Si usas regadera (te lo recomendamos), debe tener una salida en forma de lluvia para que el chorro directo no afecte a la tierra erosionándola y dañe las raíces. Lo mismo si tienes manguera, es preferible que uses una pistola de riego que se venden en ferreterías o jardinerías.

Nunca mojes las flores y hojas y no llenes de agua la base de la planta, la tierra debe estar húmeda y no ser un charco de agua y barro, el drenaje es fundamental para evitar que se pudran sus raíces.

Nuestros TIPS para cuidar el rosal.

4. Fertilizante

Es recomendable que le apliques abono al final del invierno y en primavera debería ser cada 15 días y en verano una vez al mes, los rosales consumen muchos nutrientes y con un buen abono vas a lograr mantenerlas fuertes.

Potasio (K), Nitrógeno (N) y Fósforo (P) son la base esencial del abono para los rosales.

En líneas generales abona con una fórmula de 10K – 10N – 10P en forma de granulado con una frecuencia de 4 semanas en época de crecimiento. Para el verano tienes que disminuir la cantidad de nitrógeno a valores de 6K – 6N – 12P

Cómo darse cuenta cuando tienen falta de algún tipo de nutriente esencial:

  • Potasio (K): Los bordes de sus hojas se tornan de color amarillento y con el paso del tiempo se vuelven necróticas y toman un color negro. Hay poco desarrollo de los botones floreales y las flores son pequeñas.
  • Nitrógeno (N): Las hojas no se desarrollan y quedan pequeñas, el follaje tiene tono amarillento hay una baja cantidad de floración, no vas a apreciar nuevos crecimientos, no tiene fuerza y pierde su brillo.
  • Fósforo (P): Las hojas comienzan a caerse, las nuevas son oscuras y la cara inferior adquieres tonos violáceos.

Cuando tienen carencia de Magnesio (Mg) o Calcio (Ca)

  • Magnesio (Mg): En las hojas aparecen manchas necróticas y son tornan pálidas, con el paso del tiempo inexorablemente se van a terminar cayendo.
  • Calcio (Ca): La ausencia de este mineral se nota porque el rosal no tiene un crecimiento parejo, es desigual y si observas las raíces tienen un desarrollo anormal.

Otros fertilizantes

Manganeso (Mn): Vas a notar palidez en las hojas, las hojas viejas o las más cerca del suelo van a estar moteadas (manchas de color oscuro o daños causados por una enfermedad)

Hiero (Fe): Las hojas quedan amarillentas y sus nervios tienen ausencia de clorosis, esto es una clorosis férrica (ausencia de hierro en la tierra por diferentes motivos). En otro post vamos a expandirnos más en el tema.

Nuestros TIPS para cuidar el rosal.

5. Chupones

Los chupones de rosal son crecimientos nuevos (brotes) que suelen nacer de las raíces del rosal, aparecen porque muchos rosales son injertos de un rosal silvestre que es una planta muy fuerte. Los vas a notar porque crecen al lado del rosal, tiene hojas más finas de color verde claro. Estos absorben los nutrientes con más fuerza dejando al rosal sin alimento, causan debilidad en la planta y pueden llegar a matarla.

¿Cómo los retiramos?

Hay que quitarlos de raíz, desenterrarlos, no hay que cortar a la altura del tallo porque siguen creciendo con los mismos resultados finales.

¿Los puedo plantar después de retirarlos?

Si, y si quieres tener más rosales, puedes colocar los chupones en otra ubicación o en una maceta, son plantas muy vigorosas y más fuertes, esta técnica se denomina plantación por división.

Aquí finalizamos con este post, esperamos que te sea útil y aceptamos todos tus comentarios.

¡Que disfrutes de tu rosal!

Servicio relacionado

Paisajismo

PAISAJISMO

Deja una respuesta